Tiempo en Izucar De Matamoros

El agua (H2O) es una molécula formada por dos elementos, hidrógeno y oxígeno. Contiene dos átomos de hidrógeno y uno de oxígeno. La molécula del agua es dipolar: tiene un polo positivo por parte del hidrógeno y uno negativo debido al oxígeno. Los dipolos se forman debido al enlace covalente que une a los dos elementos; esto hace que se forme una carga parcial negativa en la parte del oxígeno de la molécula de agua y una carga parcial positiva en la parte del hidrógeno. Puesto que los átomos de hidrógeno y oxígeno en la molécula contienen cargas opuestas, moléculas de agua vecinas se atraen entre sí. La atracción electrostática entre el hidrógeno y el oxígeno en las moléculas adyacentes se llama enlace de hidrógeno. Esta estructura permite que muchas moléculas iguales se unan con gran facilidad, formando enormes cadenas que constituyen el líquido que da la vida a nuestro planeta.
¿Cuánta agua hay?
El 70% de la superficie de la Tierra es agua y tan sólo 30% es tierra firme. Tenemos un planeta cubierto de una delgadísima película de agua. Para darnos una idea: si mojamos una naranja, la capa que permanece en la cáscara equivale a la proporción que existe en la Tierra. No, el nuestro no es un planeta de agua, apenas es un planeta mojado.
Sin embargo, esa poca agua es la que ha hecho posible la vida. Además, la mayor parte del agua en la Tierra es agua salada: 97.5% es agua de mares y océanos. El restante 2.5% es agua dulce, pero casi toda esta congelada en los polos y en los glaciares. Del agua dulce, 69.7% es agua congelada, 30% es subterránea y en los ríos y lagos hay sólo 0.3%. Si el planeta tuviera 100 litros de agua, sólo habría 750 mililitros de agua subterránea y 7 mililitros en ríos y lagos superficiales; el equivalente a tres vasos sería toda el agua dulce para la vida terrestre y la humanidad.
¿De quién es el agua? ¿De la humanidad? Hay quien afirma que la primera dueña del agua debe ser quien la produce: la naturaleza.
¿Más cifras?
En los océanos y los mares: 1370000000 km3
En la corteza terrestre: 60000000 km3
En los glaciares y nieves perpetuas: 29170000 km3
En los lagos: 750000 km3
En la humedad del suelo: 65000 km3
En el vapor atmosférico: 14000 km3
En los ríos: 1000 km3
Debido a que las aguas están en movimiento constante (se evaporan, se condensan, se infiltran, son arrastradas por los ríos al mar o los hielos de los polos se rompen, migran, se funden), conviene considerar que las cifras presentadas arriba tienen un margen de error de 10 a 15%. Por ejemplo, tan sólo en lo que toca a la evaporación, de los océanos se van a la atmósfera 449,000 km3 al año.
El mundo dispone de 12,500 a 14,000 millones de metros cúbicos de agua por año para uso humano. Esto representa unos 9,000 metros cúbicos por persona al año, según se estimó en 1989. Se calcula que para el año 2025 la disponibilidad global de agua dulce per cápita descenderá a 5,100 metros cúbicos por persona al año, pues se sumarán otros 2,000 millones de habitantes a la población del mundo. Aun entonces, esta cantidad sería suficiente para satisfacer las necesidades humanas siempre y cuando el agua estuviera distribuida por igual entre todos los habitantes del mundo. Ante este panorama, la necesidad de generar estrategias para fomentar la consciencia del uso y la conservación del agua se vuelve prioritaria y común a todos los seres humanos.
La cantidad total de agua que existe en la Tierra en sus tres estados —sólido, líquido y gaseoso— se ha mantenido constante. La atmósfera, los océanos y los continentes (principales reservorios del agua), así como los ríos, las nubes y la lluvia están en constante cambio o, dicho de otra manera, en circulación continua: el agua de la superficie se evapora, el agua de las nubes se precipita, la lluvia se filtra por la tierra, etc. A estos cambios que determinan la circulación y conservación del agua en la Tierra se les llama ciclo hidrológico o ciclo del agua, el cual se mantiene por la radiación del sol y por la fuerza de gravedad. Este ciclo se formó hace aproximadamente 4 mil 500 millones de años con el agua que la Tierra contenía ya en forma de vapor.
Nuestro planeta en su origen fue una enorme esfera cambiante, con cientos de volcanes activos en su superficie. El magma, cargado de gases con vapor de agua, emergió a la superficie debido a estas erupciones. Así, la Tierra se enfrió, el vapor de agua se condensó y cayó de nuevo al suelo en forma de lluvia. El ciclo hidrológico se define como la secuencia de fenómenos por medio de los cuales el agua —en forma de vapor— pasa de la superficie terrestre a la atmósfera, y regresa en sus estados líquido y sólido.

Fuentes:
http://www.agua.org.mx/h2o/index.php?option=com_content&view=section&id=168&Itemid=300002

 

 

Inicia Sosapamim el 2013 con grandes expectativas.

La obra que está por concluir consiste en dos tanques

Sosapamim avanza en materia de saneamiento.

Sosapamim, un modelo a seguir en materia de saneamiento

Más agua para el centro y colonias de Izúcar.